«Pintura sobre el Mural del Paso Bajo Nivel Santa Lucía»: El desastre patrimonial que remece a Santiago Centro

Durante este mes de marzo, la obra de arte cinético hecha en base a mosaicos blancos y azules —y que une el sector fundacional de la ciudad con su zona oriente— fue tapada con un vulgar esmalte sintético celeste, al parecer por orden de la intendencia metropolitana, en un acto que transgrede y violenta abiertamente la Ley Nº 17.288 de Monumentos Nacionales, la cual, desde el año pasado, protege institucionalmente a su estructura plástica y arquitectónica.

Por Elisa Cárdenas Ortega

Publicado el 24.3.2020

La pintura sobre la fachada del GAM dejó en evidencia el despropósito de borrar las expresiones populares espontáneas tras el estallido social. A pocas semanas de haber recibido esos brochazos madrugadores y subrepticios, encargados por la Intendencia de Santiago, esas paredes se encuentran nuevamente llenas de imágenes y mensajes que dan cuenta de la voluntad ciudadana y que, por cierto, cuentan con la total autorización de quienes administran ese centro cultural. Muy cerca de allí se cometió otro error, quizás aún más grave y de muy distinta naturaleza. El Mural del Paso Bajo Nivel Santa Lucía fue, de la misma manera y aparentemente por la misma empresa, pintado brusca y torpemente, ejerciéndose con ello un agravio que podría (o debería) ser penado por la ley, incluso con castigo de presidio.

El 12 de junio de 2019 fue aprobada la solicitud de declaratoria de este mural como Monumento Histórico, de manera que cualquier intervención sobre éste, debe contar con la autorización del Consejo de Monumentos Nacionales. La obra tiene 2.695 m2 de mosaico cerámico y fue hecha por los artistas chilenos Eduardo Martínez Bonati, Carlos Ortúzar e Iván Vial, como ganadores de un concurso CORMU (Corporación de Mejoramiento Urbano), e inaugurado por el Presidente Eduardo Frei Montalva hace ya más de 40 años.

Ese paso subterráneo une el centro de Santiago con el sector oriente, y de acuerdo a una política de modernización que, entre otras cosas, proponía integrar el arte en la vida cotidiana, se realizó en su estructura una de las mayores obras de arte cinético de Sudamérica, en diálogo con el cerro Santa Lucia, lugar fundacional de la ciudad.

Esa es, nada más y nada menos, la importancia de este mural de mosaicos blancos y azules. Ya ha resultado bastante desesperanzador que ningún gobierno en los últimos 30 años haya tenido la voluntad de restaurarlo y limpiarlo. Como suele suceder, el lugar se ha llenado de rayados y graffitis no con el estallido social, sino desde mucho antes. Inevitablemente, el contenido de esas manifestaciones se ha volcado, en los últimos meses, a esta crisis. El mural nunca ha sido favorecido con política alguna de cuidado ni  mejoramiento, y esta vez, para empeorar la situación, se ejerce el tapado total de todo lo que huela a protesta ciudadana en su estructura.

Este caso es notablemente distinto al del GAM, donde los defensores del rayado o creación sobre los muros se esforzaron en hacer entender a las autoridades que eso era arte, ejercido en forma directa por la gente de un país en crisis. Aquí el mural es la obra misma, una obra de arte conceptualizada y entregada al país como tal, corroborada recientemente por las autoridades estatales como un Patrimonio Histórico que exige ser cuidado y resguardado. No protegerlo con limpieza y restauración regular durante todos estos años ya era agraviante para esta monumental obra en el corazón de Santiago; ahora, taparla con una vulgar pintura celeste, chorreada en el piso, obviando su categoría histórica y estética, sin una mínima supervisión ni reacción de los organismos mandatados para garantizar su protección, eso va mucho más allá de la negligencia: es un delito del cual, tras días y semanas, nadie se hace cargo. Ya llegará un nuevo Día del Patrimonio, con toda su parafernalia institucional: ¿No es, acaso, contradictorio?

 

También puedes leer:

La destrucción del mural de Santa Lucía: Historia viva del arte y la arquitectura chilenas del siglo XX.

 

***

Elisa Cárdenas Ortega es periodista, con 20 años de experiencia en medios escritos, dedicada al área cultural con énfasis en las artes visuales. Ha trabajado en los principales periódicos chilenos, como El MercurioLa TerceraLa NaciónLa Época y colabora en forma permanente en revistas culturales como La Panera y PAT, entre otras.

Ha complementado estas labores con la creación de contenidos y de difusión para espacios artísticos, como las galerías Animal, Florencia Loewenthal y D21, y en proyectos independientes, como el Taller Huelén de Fotografía y el Festival Internacional de Cine de los Pueblos Indígenas Ficwallmapu.

Es autora del libro Alfredo Jaar. Gritos y susurros (Editorial Contrapunto, 2009) y actualmente prepara dos investigaciones paralelas sobre arte chileno contemporáneo. Durante nueve años estuvo a cargo de las Comunicaciones de la Dirección de Asuntos Culturales (Dirac) del Ministerio de Relaciones Exteriores. Desde 2018 se desempeña como Editora del Centro Cultural La Moneda.

 

Mural del Paso Bajo Nivel Santa Lucía tapado con pintura celeste

 

 

Mural del Paso Bajo Nivel Santa Lucía intervenido sin autorización del Consejo de Monumentos Nacionales de Chile

 

 

Elisa Cárdenas Ortega

 

 

Crédito de las fotografías utilizadas: Elisa Cárdenas.