“Del brillo de la sangre y del azul de las epifanías”: La muestra de Pitzi Cárdenas en el Espacio Andrea Brunson

La exposición se mantendrá abierta hasta el próximo domingo 28 de octubre en la importante galería de arte visual chileno ubicada en la calle Juan Bautista Pastene N° 3101, de la comuna de Vitacura. Más abajo, el texto curatorial pensado por la aplaudida escritora nacional de los cuentos de “Niñas ricas”, y en exclusiva para el Diario “Cine y Literatura”.

Por María Paz Rodríguez

Publicado el 24.10.2018

Con un panteón de sus heroínas personales, la artista Pitzi Cárdenas inaugura El brillo de la sangre, muestra que reúne, recupera y expone una serie de imágenes sobre distintas mujeres en las que el retrato se confunde con el espejo. Así, en la expresión de una dramática Isabella Rosellini, una oscura PJ Harvey o una etérea Juana de Arco, adivinamos los rasgos fantasmáticos de Pitzi; ella se disuelve en el agua del acuarela. En las veladuras de azul y rojo con las que esta artista trabaja la piel femenina.

Con cuatro pinceles —dos occidentales y más rígidos, y dos japoneses, más flexibles y también, más sutiles— la artista va componiendo, capa por capa, las facciones, gestos y texturas de cada una de la imágenes expuestas en la muestra. Los pinceles occidentales vienen a dar forma, a crear límites, tensión, método; ese carácter apolíneo y necesario que sostiene el dibujo en cuestión. Los pinceles japoneses, en cambio, reorganizan el color y el agua en trazos más sutiles que otorgan expresión a la piel y al color mismo. Como si barrieran el agua, los pinceles japoneses tienen una cualidad más libre; van despojando la idea primera para dejar fluir el dibujo y sus posibilidades. El agua, entonces, genera la alquimia necesaria para que, heroína y pintora se fusionen en algo nuevo; en alguien nuevo. Y salgan a la luz estas protagonistas que, organizadas, nos cuentan desde el color sus historias.

En el rojo está el Yo. También está el ego. En el rojo está lo femenino; eso que está a punto de quebrarse, de desbordarse. El rojo entonces, viene a ser la experiencia basal de la vida, la transferencia de movimiento; lo que siempre está cambiando, como el deseo, los ciclos de la naturaleza, el Yo mismo; esa experiencia de identidad en la que la Pitzi se confunde con sus retratos. En este sentido, cada una de las imágenes posee movimiento, vibra.

El azul, por otra parte —como una segunda capa de significado— contiene Eso que cada una de estas heroínas observa y que queda grabado en la expresión de sus ojos. Es la locura, pero también es el arte.  En los ojos y su brillo se transparenta la experiencia de lo místico y lo sublime que, a su vez, contrasta con el deseo de estas mujeres de mirar hacia el lado. O hacia arriba. La vida está en otra parte —se dicen— leemos en sus ojos. Y Pitzi capta esto; esa idea del deseo y de las epifanías.

En este panteón de heroínas hay una narrativa privada y, hasta cierto punto, generacional, en la cual la pintora nos va revelando su imaginario. Entonces, de tanto escuchar sus canciones, de leerlas, de observar e investigarlas, Pitzi y sus musas se fusionan, gestando una leyenda que viene a reinterpretar lo femenino ligado a la belleza, pero también a la fuerza, a las revelaciones místico/filosóficas y a ese algo que siempre está  punto de quebrarse dentro de estas mujeres.

 

La actriz Isabelle Adjani en el filme “La posesión”, acuarela sobre papel, 32 x 47 centímetros

 

 

La actriz Isabella Rosellini en “Blue Velvet”, también acuarela sobre papel, 32 x 47 centímetros

 

 

Un autorretrato de Pitzi Cárdenas, nuevamente en acuarela sobre papel, y en 32 x 47 centímetros

 

Sobre la artista

Pía Cárdenas es una artista autodidacta que comenzó a pintar en el año 2013 bajo la tutela de Elías Santis y Rodrigo Vega. Cuenta con una decena de exposiciones tanto individuales como colectivas, las cuales la han posicionado como una importante artista dentro de la escena capitalina. El grueso de su obra consiste en acuarelados retratos tanto de personas icónicas como de personas cercanas a ella, los cuales son agrupados de acuerdo a su imaginario personal y generacional.

Para esta oportunidad, Pía trae la muestra Del brillo de la sangre y del azul de las epifanías una colección de retratos de sus heroínas personales, donde se encuentran mujeres de distintos contextos y épocas como por ejemplo Isabella Rosellini, PJ Harvey, Santa Teresa de Jesús, Cat Power, Juana de Arco, entre otras.

Acuarela es la técnica utilizada por Pía, la cual es abordada desde dos herramientas diferentes: el pincel occidental y el pincel oriental.

La muestra se mantendrá abierta hasta el próximo domingo 28 de octubre en la galería de arte contemporáneo Espacio Andrea Brunson, ubicada en la calle Juan Bautista Pastene N° 3101, comuna de Vitacura, Santiago.

 

 

 

Crédito de la imagen destacada: Retrato de la artista visual expositora Pitzi Cárdenas, por Margarita Dittborn.

Crédito de las fotografías a obras de la exposición: Espacio Andrea Brunson.