“Comedia de Avenida Irarrázaval”: Una parodia de siúticos en jaque

Este es un montaje que pone en problemas a los arribistas, que cuestiona el modus vivendi de los cuicos, y que parodia la falsa superioridad tan característica de la clase media acomodada, en un tono lúdico y humorístico que pese a transitar por variados lugares comunes, puede promover una profunda reflexión en un espectador activo y no acomodaticio, es decir, que no solo vea la obra como un divertimento u objeto de entretención, sino que sea consciente tanto de los recursos como de las estrategias dramáticas utilizadas por el elenco.

Por Jessenia Chamorro Salas

Publicado el 13.3.2018

Esta obra dirigida por el también actor Camilo Carmona (Al volcán, La nueva familia), estrenada durante el 2017 en el Teatro Nacional Chileno, vuelve a las tablas este 2018 en el Teatro Mori Parque Arauco, a cargo del numeroso elenco compuesto de los actores Katty Kowaleczko, Paloma Moreno, Silvanna Gajardo, Andrea García-Huidobro, Omar Morán, Alejandra Oviedo, José Palma, Iván Parra, Juan Pablo Peragallo y Catalina Stuardo.

La obra gira en torno a una acción principal, la celebración del cumpleaños de una de las hermanas, acontecimiento que reúne a la familia y desde el cuál emergen los conflictos que subyacen en sus interrelaciones personales. Para celebrar han decidido realizar una obra de teatro, ya que la cumpleañera es una prometedora escritora cuyo guión montará su familia. Mientras se prepara el montaje, se develan las características de esta familia ñuñoína de la década del ’60, una familia de clase media acomodada que se agasaja en su condición privilegiada y mira con desdén a los menos afortunados económicamente, mientras que ambiciona el poder y el estatus de la clase alta a la cual le pisa los talones. La familia Irarrázaval, en otras palabras, es la típica familia esnob, siútica o cuica, que al paso del tiempo, ve cómo su fama y fortuna han dado paso a la bancarrota y al fracaso de su simulada grandeza.

La obra se divide en tres actos. El primero está marcado por el divertimento, los juegos y los disfraces, se prepara el cumpleaños y la representación de la obra que no se muestra en escena, sino tras ella. Además, se dan a conocer los caracteres de los personajes y los conflictos que tensionan sus relaciones. El segundo acto está marcado por la nostalgia, el recuerdo y el paso del tiempo, ya que han pasado veinte años, la familia Irarrázabal se vuelve a reunir para el cumpleaños de Delia, esta vez no para celebrar ni representar una obra, sino para acordar la venta de la casa, herencia del padre que había muerto (suicidio) hacía más de vente años atrás.

El paso del tiempo ha arruinado a la familia, la cual está en completa bancarrota, la prolífica escritora con sueños literarios es ahora una periodista que hace reportajes en revistas de papel couché, la hermana bella y ambiciosa está casada con Lalo Becerra, a quien en su juventud había rechazado por considerarlo de “medio pelo”, pero con quien se casó por la fortuna que éste acuñó a través de negocios inmobiliarios. La profesora revolucionaria es ahora una mujer amargada y resentida social, la hermana pequeña y dulce se ha suicidado, el hermano tildado de “fino” ha expresado abiertamente su homosexualidad, y el otro hermano que tenía un prometedor trabajo en un Banco y un romance envidiable con Tuca, la joven socialité, es ahora un vividor, nefasto padre y esposo. Por último, la madre, siempre alegre y elegante es ahora una anciana lúgubre, triste y austera, cuyo glamour ha quedado en el pasado, junto al dinero y la unión familiar.

Resulta interesante de la obra el juego temporal que realiza, ya que en el tercer acto, se retorna al pasado, al momento final de la celebración del cumpleaños, logrando un contrapunto argumental poderoso al anunciar el pasado un promisorio futuro que finalmente no llegará, y que en cambio, llevará a la familia Irarrázaval a la decadencia socio económica e incluso moral.

Otro aspecto para tener en cuenta de la obra es el cambio de roles que se lleva a cabo, pues mientras en el pasado los Irarrázaval se burlaron de Lalo Becerra por ser pobre y tener poca educación, veinte años después las cosas han cambiado, ya que no solo es el yerno y cuñado de la familia, sino que se ha convertido en el financiador de la familia, ofreciendo incluso comprar la casa al quíntuple de su valor comercial. Hecho que genera resquemores entre los Irarrázaval que recuerdan el origen humilde de Eduardo, y los que pretenden sacar provecho de su éxito económico.

Comedia de Avenida Irarrázaval muestra una clase social llena de prejuicios, ambiciones, disfraces sociales y superficialidad, que genera una distancia significativa con el espectador común no integrante de la élite, sin embargo, la intención de representar aquello es develar críticamente los estereotipos sociales, utilizando como estrategias dramáticas la parodia y la caricaturización de los personajes.

Comedia de Avenida Irarrázaval es un montaje que pone en jaque a los siúticos, que cuestiona el modus vivendi de los cuicos, y que parodia la falsa superioridad tan característica de la clase media acomodada, en un tono lúdico y humorístico que pese a transitar por variados lugares comunes, puede promover una profunda reflexión en un espectador activo y no acomodaticio, es decir, que no solo vea la obra como un divertimento u objeto de entretención, sino que sea consciente tanto de los recursos como de las estrategias utilizadas.

Respecto de los elementos técnicos, destacan el vestuario, la escenografía y la iluminación, ya que promueven la atmósfera propicia para la generación de los estereotipos y la identificación crítica por parte del espectador. Además, la factura de tales elementos resulta impecable en cuanto al diseño y la estética.

Sin duda, Comedia de Avenida Irarrázaval es un montaje que puede quedar en la retina de la escena teatral, siempre y cuando su recepción coincida con la intencionalidad crítica que subyace, y no resulte solo un sketch de humor.

 

El elenco de “Comedia de Avenida Irarrázaval”, de la compañía Teatro Madre, y liderado por la experimentada actriz Katty Kowaleczko

 

Ficha Técnica:

Director: Camilo Carmona

Compañía: Teatro Madre

Elenco: Katty Kowaleczko, Paloma Moreno, Silvanna Gajardo, Andrea García-Huidobro, Omar Morán, Alejandra Oviedo, José Palma, Iván Parra, Juan Pablo Peragallo y Catalina Stuardo.

Duración: 1 hora y 45 minutos

Sala: Teatro Mori Parque Arauco, subsuelo Boulevard del Parque Arauco, Las Condes

Edad: Desde los 14 años

Temporada: Desde el 1 al 11 de marzo de 2018

Horario: jueves a sábado a las 21:00 horas y domingo a las 20:00 horas

Valores: jueves y domingo $10.000, viernes y sábado $12.000 general

Para mayor información, revisar aquí.

 

 

Crédito de las fotografías: Centro Mori