Cuentos de “La gran intemperie”, de Masiel Zagal: Vidas cotidianas y al margen

Este volumen es un buen conjunto de relatos de ficción que llama a la apropiación de lo cotidiano, sin importar si existe o no un discurso mayor, para dotarlo de sentido histórico o como ejemplo de denuncia, por medio de una pluma amena, ágil y que incentiva a la lectura. Muy recomendable.

Por Rodrigo Torres Quezada

Publicado el 12.9.2018

La gran intemperie es el primer libro de cuentos de la autora Masiel Zagal. Publicado el mes de agosto del 2018 por la Editorial Puebloculto, corresponde a un grupo de diez cuentos tejidos por la necesidad de darles protagonismo a personajes cotidianos cuyas voces muchas veces permanecen en la oscuridad.

Si se dividiesen estas diez historias de forma esquemática para ordenar hacia dónde apuntan, tendríamos lo siguiente:

-Relatos sobre vidas “mínimas” cuya épica radica en un acto de heroísmo o un hecho que les haga salir de su zona de confort. Así, En la medida de lo posible muestra a una nutricionista sin aparentes lazos con los detenidos desaparecidos, que entra a trabajar a Punta Peuco con la única misión de envenenar a los ex militares torturadores. En Dos mil once, la clásica anciana pinochetista, provocada por una marcha de estudiantes, se atreve a enfrentar a la masa de jóvenes en algo que es símbolo de un choque generacional. Otro simple cuento de amor es una pequeña historia sobre una pareja lesbiana, que en realidad es una excusa para hablar sobre lo efímero del sentimiento amoroso, no importando la tendencia sexual que se tenga. En La voz del ladrón honrado, hay un homenaje no solo a un cuento de Dostoievski sino al universo y al imaginario creado por él para referirse al mundo de los oprimidos. Y en Otro cuento provinciano, la autora quiere dotar a una simple y cotidiana conversación entre dos amigas, de una carga profunda que de a entender que cada vida es en sí un relato o una posibilidad de narración.

-Relatos sobre vidas al margen, trágicas y siempre al borde del abismo: en Palíndromo se relata la historia de un joven pobre que pasó su vida por el Sename pero que gracias al amor, su vida se hizo algo más llevadera. Sin embargo, este amor le traiciona y todo termina en lo peor. En Cariño malo la ex regenta de un prostíbulo cuenta la historia de sus chicas con las que trabajaba y cómo cierto suceso cambió su vida radicalmente.

-Relatos que critican la doble moral religiosa: tanto en Tiempo sagrado como en La estatua, la autora hace una feroz denuncia contra los religiosos, evangélicos o católicos, que abusan de los menores a la vez que siguen en sus círculos de poder, donde se sienten protegidos y a sus anchas.

-Relato metaliterario: en Tú conoces a Onetti, la autora juega con una historia donde se demuestra que los límites entre realidad y ficción en lo literario son muy tenues. Así, una profesora después de muerta le hace llegar cartas a una ex ayudante, donde le escribe distintos mensajes crípticos.

En conclusión, La gran intemperie de Masiel Zagal es un buen conjunto de cuentos que llama a la apropiación de lo cotidiano, sin importar si existe o no un metarrelato mayor, para dotarlo de sentido histórico o como ejemplo de denuncia, por medio de una pluma amena, ágil y que incentiva a la lectura.

 

Masiel Zagal (1984) es cuentista y dramaturga. Autora de textos dramatúrgicos (Avenida El Dique, Lucila la niña que iba a ser reina, La mujer quebrada, entre otros) y de columnas literarias publicadas en un diario regional. La gran intemperie es su primer libro de cuentos. De formación es profesora de castellano y magíster en humanidades: literatura y artes visuales.

 

La escritora talquina Masie Zagal (1984)

 

Rodrigo Torres Quezada (Santiago, 1984) es egresado del Instituto Nacional “General José Miguel Carrera” y licenciado en historia de la Universidad de Chile. Ha publicado los libros de cuentos Antecesor (2014) y Filosofía Disney (2018) bajo el sello Librosdementira. También ha dado a conocer distintos relatos de su autoría en La Maceta Ediciones (2017) y la novela titulada El sello del pudú (Aguja Literaria, 2016). Lanzó, asimismo, el volumen de ficción Nueva narrativa nueva (Santiago-Ander, 2018), y obtuvo el primer lugar en el concurso V versión Cuéntate algo de Biblioteca Viva (2012). El año 2016, en tanto, se quedó con el primer lugar en el I Concurso Literario del Cementerio Metropolitano.